Detectar y evitar alimentos que generan intolerancia



Las intolerancias alimentarias pueden controlarse la mayoría de las veces a partir de simples razonamientos, como detectar y evitar los alimentos responsables, pero no es una tarea fácil.

Evitar los alimentos que nos provocan malestar en sus distintos niveles de agudeza, puede ser más fácil decirlo que hacerlo, un ejemplo de esto es la enfermedad celiaca, una condición en la cual las personas que la padecen son intolerantes a una proteína del trigo conocida como gluten, que por lo tanto esta presente en la mayoría de los productos de trigo, como el pan, cereales, galletas y otros productos horneados, pero además en muchos otros que al estar muy procesados pasan desapercibidos.

Esta condición relacionada al trigo representa un ejemplo excelente para comprender lo difícil que es identificar los alimentos responsables de una intolerancia, ya que la mayoría de las personas (siguiendo con el ejemplo del trigo) no se dan cuenta de la cantidad de alimentos que contienen gluten o cuántos granos alternativos como la harina de maíz o de arroz puede estar contaminados de manera cruzada con productos de trigo y pasar desapercibidos, presentando consecuencias sintomáticas en las personas que padecen la enfermedad.

Lo mismo le sucede a las personas que tienen intolerancia a la lactosa, ya que en la etiqueta de ciertos los alimentos no dice específicamente que contiene “leche" o "sin lactosa", por que utilizan términos relacionados que pasan desapercibidos como productos lácteos y estos por lo tanto causarán problemas estomacales a los intolerantes.

Para evitar los alimentos que producen los síntomas negativos, debemos aprender a leer las etiquetas de los alimentos correctamente y para ello debemos recurrir a una enseñanza profesional o sea que un nutricionista o dietista nos explique los términos relacionados a nuestra sensibilidad específica y dónde se encuentran en las etiquetas, así como también un buen consejo es que; cuando coma en un restaurante se deberá pedir al servidor o preguntar al cocinero los detalles del tipo y preparación de los alimentos que conforman los platos, para no tener que pasar un mal rato.