Guía para una dieta saludable

Desarrollar hábitos de alimentación saludables no es tan difícil y restrictivo como la mayoría de las personas piensan. 


Siguiendo sencillas reglas se logra una dieta sana, atractiva y deliciosa al paladar.

Tres pasos importantes para la dieta

El primer principio de una dieta saludable es simplemente comer una amplia variedad de alimentos. Esto es importante porque los diferentes alimentos hacen distintos aportes nutricionales.

En segundo lugar los alimentos como las frutas, las verduras, los cereales y las legumbres que alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, fibra, vitaminas y minerales, baja en grasa y libre de colesterol debería constituir  la mayor parte de las calorías que se consumen. El resto debe provenir de productos lácteos bajos en grasa, carne magra y aves de corral y pescado.

Después de estos tres pasos básicos no significa que tengamos que renunciar  a nuestras comidas favoritas. Siempre y cuando la dieta general sea equilibrada y rica en nutrientes y fibra, no hay nada malo en comernos ocasionalmente una rica hamburguesa con queso. 

También se puede ver la alimentación saludable como una oportunidad para ampliar la cantidad de opciones al comer los alimentos, especialmente verduras, granos enteros, frutas que normalmente no comen mucho la mayoría de las personas. 

Como elaborar un dieta saludable

Para elaborar una dieta saludable primero que todo comer muchos alimentos ricos en fibra, es decir: los granos, frutas, verduras y fréjoles  Estos son los llamados carbohidratos nutritivos, dan sensación de llenura y son relativamente bajos en calorías, proporcionando muchos beneficios a la salud. 

Asegurémonos de incluir frutas como la naranja y las verduras como brócoli, zanahorias, melones y cítricos. Los antioxidantes y otros nutrientes en estos alimentos  ayudan a proteger contra el desarrollo de ciertos tipos de cáncer y otras enfermedades. 

Limitemos el consumo de alimentos azucarados, productos de granos refinados como el pan blanco, alimentos salados y aperitivos. Muchos alimentos azucarados también son altos en grasa, por lo que son densos en calorías.

Reducir el consumo de grasa animal.  Debemos elegir carnes magras, pollo sin piel y sin grasa o productos lácteos bajos en grasa o sin grasa. Comamos más pescado y nueces, que contienen grasas no saturadas saludables. 

Se deben comer las porciones moderadas, especialmente de alimentos ricos en calorías. El colesterol se encuentra sólo en productos de origen animal, como carnes, aves de corral, productos lácteos, y las yemas de huevo.

No se deben comer los mismos alimentos todos los días, una gran variedad de alimentos garantiza que comamos todos los nutrientes necesarios.