Las intolerancias alimentarias de fructosa, lactosa, sorbitol, sacarosa, silitos: Pruebas



Hay cosas muy importantes para saber sobre las intolerancias alimentarias que nos aquejan y sus cuidados. La historia clínica y la observación cuidadosa de alimentos relacionados con reacciones, es una forma de saber la fuente de la intolerancia alimentaria.

La historia clínica de la alimentación debe incluir:
  • Identificación de los alimentos sospechosos, bebidas, dulces, caramelos o goma de mascar.
  • ¿Cuanto es el tiempo que transcurre entre la alimentación y el desarrollo de los síntomas?
  • ¿Qué tipos de síntomas surgen en la alergia?
  • ¿Qué cantidad de alimento se requiere para causar la reacción?
  • ¿La reacción se producen con cada ingestión de la comida?
  • ¿La reacción sólo se producen en determinadas circunstancias, por ejemplo, ejercicio o estrés?
  • ¿Cuándo fue la última reacción que le ocurrió?
  • ¿Cuáles son las alergias que tiene, por ejemplo, fiebre del heno, asma, eczema?
  • ¿Otros miembros de la familia tienen reacciones a los alimentos, en caso afirmativo, ¿cuáles?

Pruebas e exámenes a realizar para determinar la intolerancia alimentaria.

Luego de esta investigación previa el profesional de la salud comenzara a ordenar una serie de pruebas que van desde la prueba de la respiración (Alcoholemia), que necesita una preparación previa para realizarla.

La cuantificación enzimática directa en las biopsias de tejidos, que son niveles directos de enzima y se determina en biopsias del intestino delgado. Es una prueba invasiva, costosa y que solo unos cuantos laboratorios pueden interpretar.

Hay varias pruebas genéticas que están disponibles para las intolerancias de los azucares.

La intolerancia a la lactosa puede muy fiable su diagnostico, mediante una prueba genética simple con células tomadas por ejemplo: desde el interior de la mejilla. 

Existen otras pruebas de heces y sangre, entre ellas las fecales, que incluyen ph que se han utilizado especialmente para los lactantes y la medición de la ingestión de glucosa en la sangre, que es un análisis que cada vez se usa menos por lo susceptible que es a interferencias.

Intolerancia hereditaria a la fructosa actualmente puede ser identificada y se debe determinar por la consecuencias de por vida que trae a la persona que la padece.

También hay exámenes genéticos específicos y disponibles en la actualidad, para la intolerancia al sorbitol y xilitol.

Los procedimientos de pruebas son idénticos para todas las intolerancias y a partir de los exámenes, el médico determina el procedimiento a seguir, sobre todo en la alimentación, que debe ser sugerida por un nutricionista.