Probioticos, los fermentos que fortalecen la salud



Los probióticos son un tipo de nutriente también conocido como fibra fermentable que se componen de bacterias benéficas para la salud, las cuales a nivel intestinal generan energía, según lo definen distintos estudios nutricionales.

Entre sus grandes beneficios saludables pueden mejorar los síntomas relacionados con las alergias e intolerancias alimentarias como; la diarrea, gastroenteritis, colitis y síndrome del intestino irritable o SII, además de mejorar la absorción de calcio y estimular la función del sistema inmunológico, todos beneficios que fortalecen la salud general.

Uno de los probioticos mas populares o difundidos desde tiempos antiguos son el yogurt y el Kefír, el primero contiene lactobacilos y el segundo representa un tipo de grano que al combinarse con la leche, la fermenta obteniéndose un excelente probiotico de gran valor nutritivo y medicinal. Sin embargo si se padece intolerancia a la lactosa deben ser aprobados por un profesional su consumo, ya que existe una controversia sobre sus efectos, para unos son favorables y para otros profesionales no.

Sin embargo también en el reino vegetal las frutas además de proporcionar una variedad de nutrientes antioxidantes que protegen al organismo de la degeneración celular natural y prematura, también son probióticas, ya que favorecen la salud digestiva y el bienestar al fermentar a nivel intestinal, produciendo los efectos saludables mencionados (cuando exista salud intestinal).

Las verduras proporcionan cantidades ricas de nutrientes protectores y probióticos destacando entre ellas las alcachofas, los espárragos, la cebolla roja y blanca, puerro, ajo, espinaca, hojas de diente de león y los tomates, recomendándose consumir 2,5 a 6,5 tazas o porciones de frutas y verduras por día, debiendo variar sus colores entre comidas y meriendas para obtener mayores beneficios dietéticos.

Los granos enteros son los granos que no han sido privados del contenido de nutrientes, proteínas y fibra, durante el procesamiento, situación que les proporciona un mayor poder saciante y más beneficios nutricionales que los granos refinados. A partir de ellos se obtiene las bebidas fermentadas como la cerveza y otras, que cumplen una función probiotica, así como en oriente se fermentan para elaborar platos tradicionales como el miso en Japón y muchos otros que son poderosos probioticos utilizados además como medicamentos tradicionales para distintas dolencias digestivas o para elevar las defensas orgánicas y así hacer frente a las enfermedades invernales.

Para tener en cuenta; en una dieta saludable jamás deberían faltar los probioticos, ya que no solo brindan beneficios nutricionales, sino también medicinales y fortalecen el organismo a través del sistema inmunológico.