Intolerancia a la lactosa; alimentos enmascarados



Aunque parezca obvio que las personas que padecen intolerancia a los lácteos deben evitar la leche y los productos elaborados a partir de productos lácteos como la mantequilla, helado, queso y yogur, sin embargo muchas veces una persona sensible a los lácteos pasa muy malos momentos cuando consumen ciertos alimentos enmascarados o sea que esconden en su composición derivados lácteos.

Cuando se padece intolerancia o alergia a los productos lácteos se puede elegir tomar medicación para controlar la condición, pero la solución más practica y menos adversa en cuanto a efectos secundarios se refiere es controlar la exposición a la fuente. Estos son algunos de los alimentos que suelen engañar a los intolerantes a la lactosa;

-Los panificados

Para la mayoría los ingredientes claves para la elaboración de los panificados son; agua, levadura, harina y sal, sin embargo, el pan que se vende en los supermercados a menudo contiene dos aditivos saborizantes derivados de los productos lácteos, la lactosa y caseína. Ambos ingredientes puede desencadenar una alergia o una reacción al intolerante, por lo cual se debe estar a la expectativa de los ingredientes adicionados en los panificados tales como; grasa de mantequilla, suero de leche y proteína de la leche.

-Alimentos procesados y cereales

Muchos de los cereales y alimentos procesados son combinados con productos lácteos en su elaboración y por ello la única manera de estar seguro de su contenido es leer la etiqueta de ingredientes y en el caso de estos productos en particular pueden contener; queso, nata, suero de mantequilla o margarina artificial, propionato de calcio, polvo de cacao, malta de cereales y cuajada. Según los especialistas hay más de 25 diferentes componentes de la leche que pueden desencadenar una alergia a los productos lácteos.

-Productos cárnicos y sustitutos

Algunos consumidores pueden sorprenderse al saber que el consumo de ciertas carnes procesadas puede desencadenar una alergia a los productos lácteos, como es el caso de la imitación de carne de cangrejo, algunos perros calientes de soja que son productos sustitutos de carne y algunos embutidos muy elaborados, tienen leche o derivados lácteos en su lista de ingredientes.