ALERGIAS

Las alergias (Wikipedia) a los alimento son mucho menos comunes que las intolerancias a algun alimento. Las alergias son mas dificiles por sus causas.
  • Normalmente, la respuesta inmunitaria del cuerpo lo protege contra sustancias potencialmente nocivas, como bacterias, virus y toxinas. 
  • En algunas personas, esta respuesta inmunitaria se desencadena por un alimento determinado.
  • Cuando esto ocurre, el sistema inmunitario del cuerpo libera sustancias que causan síntomas de alergia alimentaria.  
Cualquier alimento puede causar una reacción alérgica, pero sólo unos cuantos alimentos son los principales culpables. Las alergias alimentarias más comunes son a:
  • Los huevos (principalmente niños)
  • El pescado (niños mayores y adultos)
  • La leche (principalmente niños)
  • El maní (personas de todas las edades)
  • Los mariscos, como camarón, cangrejo y langosta (personas de todas las edades)
  • La soya o soja (principalmente niños)
  • Los frutos secos (personas de todas las edades)
  • El trigo (principalmente niños) 
Los aditivos alimentarios, como colorantes, espesantes y conservantes, rara vez pueden causar una alergia alimentaria o reacción de intolerancia.Algunas personas tienen un síndrome de alergia que afecta la boca y la lengua después de comer ciertas frutas y verduras frescas. 
  • Los melones, las manzanas, la piña y otros alimentos que contienen sustancias son similares a ciertos pólenes.
  • La reacción ocurre con mayor frecuencia cuando los alimentos se comen crudos. La gravedad de la reacción depende de la cantidad de alimento que se consuma.  

Son tres los factores que ponen en riesgo a una persona para desarrollar una alergia alimentaria: disposición genética, edad y asma.

Disposición genética: algunas personas pueden tener tendencia hacia las alergias alimentarias. La alergia se hereda en los siguientes porcentajes:

• Si uno de los padres padece una alergia, la probabilidad de que el niño también sea alérgico es de un 20 a un 40%.

• Si ambos padres padecen una misma alergia, la probabilidad de que el hijo padezca la misma alergia se incrementa entonces hasta el 80%.

Edad: aproximadamente el 70 % de las alergias alimentarias se desarrollan en personas menores de 30 años. La razón es que al ir envejeciendo, el sistema digestivo madura y es menos probable que el cuerpo absorba alimento o componentes del alimento que desencadenen las alergias. Aunque se puede tener una alergia alimentaria a cualquier edad, los niños desarrollan alergias a la leche, al trigo y a los huevos alrededor de los 5 años y tienen 10 veces más probabilidades de tener una alergia a algún alimento que un adulto. Las alergias a la fruta, frutos secos, crustáceos, pescado y legumbres, se pueden desarrollar a lo largo de toda la vida.

¿Qué se debe hacer si aparecen síntomas?

La aparición de síntomas (consulte Cómo reconocer los síntomas, a la derecha), después de comer puede constituir una señal de una alergia a los alimentos. Se deben evitar los alimentos que provocan estos síntomas y la persona afectada debe comunicarse con un médico o proveedor de atención médica para someterse a los exámenes y evaluación correspondientes.
  • Si se determina que una persona es alérgica a los alimentos, se le debe enseñar a leer las etiquetas y a evitar los alimentos peligrosos. También, en caso de ingesta accidental, se le debe enseñar para que reconozca precozmente los síntomas de una reacción alérgica, tenga un conocimiento adecuado y disponga de las medidas de tratamiento apropiadas.
  • Las personas que saben que tienen una alergia a algún alimento y que comienzan a experimentar síntomas durante o después de ingerir alimentos, deben iniciar un tratamiento de manera inmediata y, si los síntomas aumentan, acudir a una Sala de Urgencias cercana.

Después de ingerir un alérgeno alimentario, una persona con alergia puede experimentar una reacción alérgica de riesgo vital grave, llamada anafilaxis.
Esto puede llevar a:
  • la constricción de las vías respiratorias en los pulmones;
  • la disminución grave de la presión arterial y shock (“shock anafiláctico”);
  • la asfixia por inflamación de la garganta.